Just Imagine

We now have a Peruvian on the team, and chances are El Chino is well aware of the tragedy that took place thirteen years ago in the frigid waters of the pacific. And I, as a Peruvian, can’t help to recall my thoughts when I read the news of the terrible tragedy and remember and mourn the loss of all those young players, fans and team staff that lost their lives on that flight.

Players that could have, at one point or another, have given Peruvian soccer a boost, and giving me, along with countless others moments to remember. Instead, today I remember their loss.

It’s hard to imagine what one would feel should such event happen. For a moment to even think of the level of loss that would be experienced by any fan of the team, let alone the family members of those on board is mind boggling.

For a moment picture what we have here at United. A squad made up of young and talented players. A squad that has given us numerous and memorable championships. A staff which we judge and criticize on a daily basis. Imagine for a moment that all of them would be lost in just a matter of minutes.

Thirteen years ago many did not need to imagine. And today, instead, they will be imagining what should have been had that flight landed safely in Lima. Today, I dedicate everything on this site, my thoughts and words to those who were on that flight and to their families. And today I say thanks for all the trophies and championships United has given me.

Y dale U – Arriba Alianza!

In memory and homage to the players that lost their lives on December 8th 1987 in Pacific Coast of Perú:

José Gonzales Ganoza
José Mendoza
César Sussoni
Tomás Farfán
Ignacio Garretón
Daniel Reyes
Milton Cavero
Braulio Tejada
Gino Pe&ntiled;a
Aldo Chamochumbi
Luis Escobar
José Casanova
Carlos Bustamante
Johnny Watson
Luis Escobar
Alfredo Tomassini

Bye Bye Bennie?

Of course he's a great player and we'll definitly miss him, but this is probably the best time for him to go. He's fulfilling his dream by playing over there and if he misses this opportunity he may not get another. He'll also be a great representative of U.S. talent in a place that looks down on us, and his departure will financially help both MLS and United if everything works out the right way.

Quotes like "I'm looking forward to spending the next three months in England and hopefully I can do enough in that time to convince the manager to make my move a permanent arrangement." and "I am living a dream. England is where I've always wanted to play. I've always admired the style of the league, the history of it, and the passion of the supporters." make it pretty clear that Bennie wants to stay and see if he can make it to the next level. It's also pretty obvious that he's already reached the top of his profession here by winning championships and MVP honors and now wants to show that he's good enough to make it into one of the best leagues in the world. Not to mention the fact that he will conservatively triple his salary per year with the move.

Added to that are the quotes of coaches and fans on Nottingham Forrest's official website which are positively gushing about him. "I know I keep saying it, but what a great player Olsen is. He just never knows when he is defeated and takes on his man better than players twice his size." and "when Ben first arrived I thought he looked very skillful but too slight to survive against English defenders, but I was totally wrong; he is a wiry, feisty little character as well as being a good footballer, and there is no doubt that he gives us far more menace in attack.". I love the English turn of phrase, but frankly, the only thing about Bennie that I ever felt was "menacing" was his hair! Still, it shows the level of respect he's earned over there. His play has helped Forrest on a tear that has seen them move up into the running for promotion back into the Premiership. Should this type of feeling continue, there's no doubt they will want to make him a permanent addition to their team.

American players have a tough time impressing people in England, but Bennie's game is a perfect fit for them. He's young enough to have not reached his full potential yet. His talents are precise skills, toughness, speed, desire, and opportunism, all things that translate well to the English game. He also plays a position that doesn't have the kind of pressure that guys like Moore, McBride, and Friedel face. Scoring in England is about as easy as stuffing an elephant into a thimble, and goalies are merely expected to be perfect. But Bennie's job is to hustle up and down the wings attacking when he can and defending when he must. Jobs that rely more on physical abilities and with more leeway for error, than would be expected from either a forward or a goalie. Assuming he continues to improve his play, he'll help turn around the English opinion of Americans and be a great example for other Americans to follow.

Having established that both sides want to keep him over there brings up the issue of how they will be able to keep him. His contract with MLS still has at least two more years on it, so he will require a transfer fee, probably in the 2 million dollar range, along with his new salary. Forrest claims to be in dire financial straits, but that doesn't mean the same thing as it would over here. Their soccer budgets are far bigger than ours so I'm sure they'll manage to find the money for him if they really put their minds to it, especially if they really do manage to get into promotion range. Money issues have a way of sorting themselves out whenever both sides really want a thing to happen.

As cash strapped as the MLS is, as evidenced by all the contracts they're attempting to reduce, there's no doubt that they would welcome the money and it's good PR for them to be seen as producing American talent good enough to make it overseas. At the same time, they'd get the added pleasure of trying to hobble United once again by taking away another player (Not that I'm feeling persecuted, but facts are facts!). Arce is one of the players they're trying to resign at a lower salary and I'm sure that means he's not going to be here much longer. I imagine the league will be licking their chops for the opportunity to sell another of our starters!

Yet at the same time, it could ironically turn out to be an opportunity for United to put itself back in contention if we work it right (and we'd have the satisfaction of turning the league's evil machinations against them!). If Payne is savvy (and lucky) enough to find a solid, world class forward, AND either Otero, Alegria, or Convey can actually come close to Bennie's abilities, then we'd be sitting pretty nice next year. With Arce likely a goner, Bennie in England, and possibly Talley traded away as well, United will have freed up approximately 250K of salary cap room and a foreign slot, which they could use for the allocation of a serious attacking talent that would complement Moreno. If one of our youngsters is able to step up and fill Bennie's void, then we'd have a pretty solid starting lineup that could compete with anyone.

Ben Olsen It's too bad United fans were cheated out of seeing Ben Olsen for most of this past season. Only a single glorious performance all the way back in May, when he almost single-handedly beat Chicago in the last minutes of the game, will be the memory of his last United campaign. But if we play our cards right and turn this into an opportunity for the future, then his loss will be worth it. He'll get his shot at playing in a world class league, MLS will get some much needed cash and presumably another world class player to drum up more fan support, and United may well get back to its rightful place on top of the league.

¿El pasado fue mejor?

Después de algunos días de ausencia del estadio RFK, regresé para seguir las incidencias del juego DC United vs Dallas Burn, confiando en observar un buen espectáculo de fútbol, como la mayoría de los asistentes que en buena cantidad se hicieron presentes en el coloso capitalino; pero ¡Oh frustración! poco faltó para ponerme a dormir. Quienes me mantuvieron despierto fueron mis compañeros en la cabina de prensa, que igualmente protestaban por la decepcionante presentación de los dos conjuntos, que no lograban satisfacer las expectativas del respetable, y muy por el contrario provocaban algunas silbatinas de desaprobación por el pobre rendimiento que estaban brindando.


Es verdaderamente lamentable comprobar, cómo quien hasta hace relativamente poco tiempo fuera el mejor equipo de la MLS, el DC United, se desmorona irremediablemente víctima de los intereses mercenarios de los señores dueños de la liga, y su anhelo de hacer protagonistas a otras escuadras, en detrimento de la abnegada afición de Washington. Sorprende eso si, la manera como su técnico Thomas Rongen trata por todos los medios de hacer "milagros" con tan reducida nómina, que le obligan incluso a recurrir a elementos de muy poca trayectoria, como los juveniles que está utilizando; y otros de poca técnica, como Carey Talley y A.J. Wood, de unas limitaciones increíbles para un profesional.


Lo que no logro entender es el criterio de algunos "colegas", que aseguran que el problema del equipo es culpa del entrenador, cuando éste está demostrando su sapiencia al conseguir resultados como el del sábado, (ganó finalmente al Dallas Burn 2-0), con todo y las ventajas que le dio a su rival; 9 jugadores lesionados, y la ausencia de Marco Antonio Etcheverry.


Aunque lo visto en el juego no augura buenas cosas para el equipo campeón, – no obstante el triunfo -, sería muy agradable que estos muchachos le dieran una "bofetada" a aquellos que ya en otras ocasiones han demostrado su interés de restarle brillo al cuadro "aguilucho". Es evidente que las pretensiones de defender el título con éxito se complican, aunque como siempre lo expreso: "el que no espera vencer ya está vencido"; y aunque las "niñas bonitas" de los "capos" de la liga se han "armado" hasta los dientes para "raponearle" el lugar de privilegio al DC, es temprano para asegurar que ya están fuera de la pelea.


Sin embargo no deja de sentirse "bronca", (como dicen los argentinos); o "furia", como diría un estirado "cachaco" bogotano, que luego de acostumbrarnos a disfrutar del ballet que nos brindaba el equipo del "águila real", cuando todavía no habían conseguido "canibalizarlo", tengamos que conformarnos con una pobre caricatura de su grandeza. Dicen que todo tiempo pasado fue mejor, y el DC United está en camino de confirmar ese viejo adagio popular, a menos que los muchachos saquen su casta de campeones que hace parte del patrimonio del conjunto, y pongan en el terreno de juego eso que caracteriza a los varones, cuando de superar dificultades se refiere.


Es probable que el observar los partidos de la Eurocopa y su alto nivel de competencia, nos haya vuelto exigentes en cuanto a lo que queremos ver en el estadio; la verdad que es mucho pedir, especialmente contando con mentes tan mediocres – futbolísticamente hablando -, al frente de los destinos de la MLS.


Quizás conceptos aislados como el de este servidor, que no pasan de ser los de uno más de los muchos seguidores del DC que desean que siga siendo grande, no cambiarán la forma de pensar de quienes tienen el poder de decidir en esta liga, SUI GENERIS EN TODO EL MUNDO. Sin embargo esta es ¡MI FORMA DE PROTESTAR!!


Esta columna aparece todas las semanas en El Pregonero, semanario latino en
Washington D.C.

¿Quién podrá defendernos?

Y Ahora ¿Quién podrá defendernos?


De alguna forma y aunque en el fútbol la lógica no cuenta, se dieron en la mayoría de los casos los resultados que se preveían; el sentido común indica, y esas son las cuentas alegres que todo mundo hace, que los equipos que juegan de locales deben ganar sus compromisos a como de lugar, si es que quieren tener posibilidades de conseguir la clasificación.


Pero lo fascinante de este deporte es precisamente lo impredecible de sus resultados, y cada vez es más arriesgado aventurar pronósticos, especialmente cuando de selecciones nacionales se refiere y particularmente cuando de por medio está un mundial.


Por eso aunque algunos de los resultados parezcan un poco extraños, pienso que más bien están ajustados a la realidad del fútbol actual, en donde las distancias se han acortado y ya las camisetas no son tan trascendentes a la hora de enfrentar a rivales tradicionalmente encasillados como "grandes y chicos"; por aquello de la historia y los títulos.


Quizás lo mejor sea dar una rápida mirada a los resultados de los cinco partidos jugados, para tratar de sacar conclusiones:


Brasil – Uruguay: ¡Qué susto pasaron los tetracampeones! Por poco y les repiten el famoso "Maracanazo", y eso que antes del partido la gran mayoría de la "torcida" brasileña daba por descontado el triunfo, y por un marcador bastante generoso, sin embargo el técnico argentino Daniel Pasarela al servicio del fútbol uruguayo les borró la sonrisa; 1 – 1.


Venezuela – Bolivia: Algo similar se presagiaba para el equipo "patriota" frente al empinado combinado del altiplano boliviano, que llegaba de hacer "sufrir" al cuadro argentino que solo le pudo anotar un gol agónico para derrotarlos; mientras sus rivales de turno caían goleados por Colombia en la altura de Bogotá; aún así ganó Venezuela 4 – 2.


Ecuador – Perú: Partido con varios ingredientes para considerar; técnicos de la misma nacionalidad con idénticas necesidades (ganar); además motivados por el morbo popular de pretéritas rencillas que siempre predisponen los ánimos en función del triunfo; en teoría Perú con un cuadro mejor ensamblado tendría que ganar, sin embargo cayó 2 – 1.


Chile – Paraguay: Se antojaba de difícil pronóstico por lo disímil de sus estilos, sin embargo el cuadro local sacó mejor provecho de las condiciones de la cancha y el empuje de su afición, para darle un "respiro" a su técnico Nélson Acosta, y de paso revaluar sus pretensiones de conseguir uno de los cupos en disputa; al final ganaron los chilenos 3 – 1.


Colombia – Argentina: Probablemente el encuentro que mayores expectativas había despertado en los amantes del balón, por todas las emociones que se han vertido desde aquel histórico resultado del 5 de Septiembre de 1993, (el famoso 0 – 5 en el monumental de Nuñez de Buenos Aires), y otros resultados adicionales en épocas más recientes.


Se sabe que desde esa fecha la afición "gaucha", espera con impaciencia cada encuentro con los "cafeteros", anhelantes de cobrar esa "vieja cuenta" con un resultado contundente; algunos lo niegan, pero la "espinita" está clavada y por todos los medios procuran sacársela, y en esta ocasión lo consiguieron digamos que a medias.


El responsable de que así no fuera, OSCAR CÓRDOBA, el 3 – 1 fue benévolo; de no estar él, la afición colombiana tendría que haber llamado al !!CHAPULÍN COLORADO!!


Esta columna aparece todas las semanas en El Pregonero, semanario latino en
Washington D.C.

Is There a Chance?

The hardest part of United’s schedule is over, while most of the teams which are in competition for the final playoff spots see their schedules get much tougher. If United can take advantage of the situation, finish strong and have the help of other teams losing, it might just edge into the seventh or eighth spot.

United finishes the season with six key match-ups within the eastern division. Three versus Miami, two against New England, and only one versus the red-hot Metrostars (seems weird even saying that!). If United can win five of those games, beat Dallas and L.A. on the road and S.J. at home then they would finish with 39 points and likely the seventh spot. Even only six wins will give United a shot at the eighth spot. Finishing 7-2 or 6-3 in its last 9 games is not out of the question when you consider we face mostly teams at the bottom of their divisions.

United would need for New England and Miami to continue their losing ways. New England has to play the Metrostars three times, Columbus twice, D.C. twice, and K.C. and T.B. once. They could easily finish their last last 11 games 4-7 and we’d beat them by a nose. Miami is even less likely to do well as they face D.C. three times, N.Y. three times, Dallas and Colorado twice, and Columbus and K.C. once. They’re certainly looking at 3-9 or 4-8, neither of which will get them there.

We’ll also need some help in the West as two of either S.J., Colorado or Dallas must go no better than 4-8. Colorado is a likely candidate as they must face K.C., L.A., and Chicago twice, and N.Y. once, even if they split with S.J. and Miami, they’ll still be lucky to finish better than 3-9. S.J. also has a rough finish in store for them, playing L.A. and Columbus twice, D.C., K.C., and T.B. once. They are likely to finish 3-9 as well. Even Dallas has some tough games left, looking at Chicago twice, and T.B., D.C., L.A., and N.Y. once each. They could easily be looking at 4-8 or 3-9 as well. Or if one of these teams doesn’t falter, then Columbus has a history of finishing poorly could tumble too.

Bottom line is that D.C. must put together a significant winning streak, and the teams at the top must continue to pound the teams at the bottom (except us, of course). It would be nice to see United make a run at it, even if we only get the honor of losing to K.C. or N.Y. (I can’t believe I’m even thinking that!) in the first round, it would go a long way towards erasing this disappointing year. Besides, once the playoffs start, it’s anyone’s ballgame and we’re not a team that anyone wants to face then. Hope I don’t end up eating my words, but hey, even if we don’t make it, at least there’s no relegation!

Que cunda el ejemplo

¡¡Que cunda el ejemplo!!


Quizás ese era el sueño y el anhelo más recóndito que se albergó en lo más profundo de los corazones de la afición de dos naciones, que por estos días solo han "respirado fútbol". Me refiero obviamente al partido eliminatorio que por el área centroamericana disputaron las "archirrivales" selecciones nacionales de El Salvador y Honduras. Por todos es bien conocida la añeja rivalidad futbolística que mantienen los combinados en mención, sin embargo el resultado histórico de este lance hasta hoy, ha favorecido los intereses del cuadro "catracho", aunque cada vez que se encuentran en un terreno de juego, los partidos son tan "cerrados", que ya en alguna ocasión ha generado el desborde de las emociones, con algunas acciones que por el bien de la "salud mental", es mejor no recordar.


Pero lo que hace realmente bello el espectáculo del fútbol, es observar la gallardía conque se puede (yo diría que se debe), aceptar la derrota, aunque ésta sea estrepitosa como ocurrió el pasado Domingo a la selección salvadoreña en el estadio Cuscatlán. Noble gesto el de esa estoica afición que colmó las graderías del coloso de cemento, cuando en el reconocimiento de la superioridad del rival, que literalmente "barrió" con goles y buen fútbol a su representativo patrio; prodigaron al buen equipo hondureño una cerrada ovación de despedida del terreno de juego, en una actitud por demás loable y generosa.


No niego que me emocioné, porque ese es el espíritu que deben seguir todos aquellos que verdaderamente aman este deporte. Por un momento me sentí transportado a aquel templo del fútbol latinoamericano como es el estadio monumental de Nuñez en Buenos Aires, ese memorable 5 de Septiembre de 1993 en plena eliminatoria para USA 94. Ese día la afición argentina, quizás una de las más fervientes y apasionadas del mundo, se puso de pié en el atestado recinto del River Plate, para tributar su testimonio de reconocimiento y de paso demostrar su hidalguía y sapiencia en cuestiones de fútbol, hacia un puñado de jugadores de piel morena, que habían dado una soberbia demostración de buen jugar.


Ese día el fútbol se vistió de gala, la Selección Colombia se cubrió de gloria, y el más grande y también el más polémico de los astros del fútbol argentino, Diego Armando Maradona, fue uno más de los miles que aplaudieron la hazaña del 5 – 0. Algo inédito en los anales del laureado y mundialmente reconocido balompié argentino. Si bien son simples anécdotas para la posteridad, que las estadísticas mantendrán perennes en la memoria, lo que quiero es resaltar la actitud de una afición como la salvadoreña que demostró con su proceder frente a la adversidad; primero, que sabe de fútbol y reconoce cuando la superioridad es manifiesta y la acepta.


Segundo, que es una afición noble que merece el premio Fair Play o juego limpio, porque contra todo pronóstico y a despecho de uno que otro inadaptado de esos que nunca faltan en los escenarios deportivos para tratar de dañar lo bueno que hace la mayoría, demostraron que las medidas de protección, aunque disuasivas, fueron solo eso. Los "guanacos" se entristecieron; los "catrachos" celebraron, ahora cada uno tiene horizontes diferentes, sin embargo el ¡GRAN GANADOR!! en esta primera jornada por la lucha de los tres cupos al mundial Japón – Korea 2002, fue el espectáculo brindado al final del partido. Así de esa forma vale la pena decir ¡¡QUE VIVA EL FÚTBOL!!


Esta columna aparece todas las semanas en El Pregonero, semanario latino en
Washington D.C.

¡¡Arriba las manos!!

¡¡Arriba las manos!!


Esa fue la sensación que experimentaron los dirigentes sudafricanos, al conocer los resultados de la "amañada" votación con la que fueron "atracados" en Zurich, Suiza; y que confirmó la sede del mundial de fútbol del 2006 para Alemania, dejando con "los crespos hechos" a los ilusionados representantes del continente africano.


Tal decisión también fue una "bofetada" para el cada vez menos poderoso presidente de la FIFA, el ambivalente Joseph Blatter, quien comprobó que sus antagonistas europeos están en condiciones de hacerle "el cajón" en cualquier momento, con la colaboración directa de los miembros asiáticos, los cuales le pasaron su particular "cuenta de cobro". Quizás sea conveniente recordar que los organizadores del mundial Japón – Korea 2002, reclamaron un incremento de cupos en el grupo de los 32 finalistas, con el obvio rechazo por parte del presidente de la rectora del fútbol orbital; esta decisión provocó airadas reacciones y amenazas de boicot por parte de los asiáticos.


Sin embargo "los platos rotos" los pagaron los del continente africano, quienes vieron cómo la oportunidad de realizar el evento del 2006, – justa desde mi punto de vista -, se les escapó de la mano precisamente por el apoyo que de esa candidatura hizo el presidente de la multimillonaria empresa multinacional que es la FIFA. Cabe destacar la manera como se consumó el "atentado" a los intereses de los hasta último momento "favoritos" para alzarse con la sede del evento; recayó la responsabilidad de dar el "golpe de gracia", a un obscuro personaje de la Confederación de Oceanía, Charles Dempsey, hasta ese momento absolutamente desconocido.


El mencionado personaje, argumentando "presiones insostenibles", incluyendo – según él -, amenazas de muerte para &etilde;l y su familia, decidió abstenerse de votar a favor de los sudafricanos, inclinando con ello la balanza en pro de los alemanes, por 12 votos contra 11, que de otra manera no hubieran podido conseguir, así se hubiera dado un empate.


Por todos es sabido que el empate se rompe en beneficio de quien el presidente de FIFA apoya con su voto, y en este caso los favorecidos eran los del continente africano.


Nadie pone en duda la capacidad de los teutones para sacar adelante la monumental tarea que implica la realización de un mundial, máxime si ya cuentan con la experiencia de haberlo hecho con anterioridad, además de haber albergado juegos olímpicos y muchos otros eventos de tipo orbital, que dan fe de su gran capacidad de trabajo y organización. Lo que molesta y hasta ofende, es que piensen que la opinión mundial es tonta, que no se da cuenta de los manejos deshonestos en que incurren los interesados para conseguir sus objetivos, procurando mostrar una transparencia y objetividad que están lejos de vivir.


No dudo que la FIFA, como todas las instituciones o áreas donde hay manejos políticos, están expuestas a las posibilidades del fraude, los "arreglos", los "chanchullos", y demás mecanismos "NON SANCTUS", que infortunadamente se manejan en detrimento de la honestidad, la moralidad y la justicia, hechos que debieran ser combatidos y erradicados. Sin embargo y a sabiendas de que ese fenómeno existe, – aunque no comulguemos con él -, me parece que lo realizado en esta ocasión no solo es injusto, sino insultante para todo un pueblo que soñó con la realización del magno evento, (aunque personalmente guardo mis reservas en cuanto a los beneficios que de &etilde;l se derivan para el pueblo-pueblo). Ahora vienen las recriminaciones recíprocas, y el "pataleo" de los ganadores para justificar la "limpieza" de su triunfo. Pero la mayoría "NO TRAGAMOS ENTERO".


Esta columna aparece todas las semanas en El Pregonero, semanario latino en
Washington D.C.