Grupo C…Argentina goleó a EEUU, un ”Gigante” de CONCACAF ridiculizado

¿Es que de pronto nadie le pudo traducir en un buen castellano o español – o como queramos llamrlo-, la importancia de este torneo a Bob Bradley, DT de USA, y compañia?

USA llegó con una selección remendada, y entendemos que Bradley es el que da la palabra final en cuanto el equipo en sí. Esta vez se equivocó redondo y la responsablidad del descalabro le cabe totalmente a él.

USA fue por lo mostrado frente a Argentina, una selección armada, al parecer, en un camerino de escuela secundaria.

La alta dirigencia estadounidense se equivocó totalmente para enviar al los campeones de la CONCACAF al matadero, sin tener el más minimo respeto por su selección y su fanaticada que lo sigue por doquier.

Y en esto tenemos que responsabilizar directamente a Bob Bradley pretendiendo decir que es una buena manera de foguear a sus jóvenes.

No entendemos el criterio de Bradley. Estados Unidos tiene para foguear a su gente en mil giras o partidos que pueda programar con todos los recursos con que cuenta.

Pero desembarcar a sus titulares de la Copa de Oro fue el más grave desaguizado de Bob Bradley y compañia. Se merecen una cartulina roja más grande que todos los estadios de las nueves sedes de Venezuela donde se escenifica la Copa América 2007.

Para colmo de males fue la selección Argentina la engargada de ridiculizar a los norteamericanos con una soberana paliza de 4-0 que todavía nos duele.

Es cierto USA adelantó en el marcador pero a la postre no significó nada al tratar de contener el vendaval albiceleste cuando echó a caminar su maquinaria pesada hacia el segundo tiempo.

Sólo fueron necesarios ocho minutos de estudio para que Argentina le escriba el HOME WORK, llámese la plana o la tarea a la selección de Bradley. Elfio Basile el timonel argentino movió las piezas justas y exactas para desencadenar el vendaval de goles.

Realmente los desparecieron del mapa con toque y calidad indiscutibles en el apretón del segundo tiempo.

La chispa y calidad de Lionel Messi, la entrada de Pablo Aimar al campo, y la efectividad de Hernán Crespo sobraron para la victoria argentina.

El equipo de Alfio Basile, estaba plagado de estrellas y poco o casi nada les quedaba en el libreto a los estadounidenses para poder detener ese comparse argentina que con ritmo de tango los trató como pequenúelos de jardin de infancia.

Lo único que mostró EEUU fue la entrada a velocidad en la zona roja albiceleste de Eddie Johnson, un rápido delantero de los Wizards de la MLS del Tio Sam, a quien Gabi Milito no tuvo más remedio que derribarlo cuando Johnson estaba perfilado para fulminar a Roberto Abbondanzieri el cancerbero argentino.

Argentina en apenas minutos balancea el marcador en réplica a velocidad convirtiéndose luego el partido de idas y venidas donde la albiceleste apostó a desgastar a su rival encimándolos por todos los sectores.

En la segunda etapa EEUU apostó a lo mismo. Su esquemas o las pocas ideas para encontrara algo de fútbol no varíó su accionar. Craso error.

Basile por el contrario sacó a relucir su sapiencia ante todo lo observado y hace el cambio que revoluciona a la albiceleste. Mete a Pablo Aimar en substitución de Esteban Cambiasso, variante que le dió resultados al instante.

Messi quedó muchó mas suelto y se agigantó por el espacio que le abrieron, el juvenil del Barza dio rienda sulta a su explosiva calidad, y despercudiendo de pasada la creativiad de su equipo.

Messi se hizo del protagonismo total y en tamdem con Hernán Crespo pasaron por encima a todo el plantel USA poniendo el marcador arriba a la albiceleste en un abrir y cerrar de ojos.

USA intenta la reacción con la obligación que le obliga quedarse abajo en el marcador. Argentina aprovecha el escazo nivel productivo de USA, lógica por tratarse de una selección parchada y sin ideas para resover diagramas.

Argentina desatada cual vendaval y sobre el final logra un golazo de Pablito Aimar y luego en el supiro final Carlos " Apache" Tévez,a pocos minutos después de ingresar logra el rotundo cuarto gol que terminó con el sueño norteamericano.

Insitimos lo hecho por Bradley hizo retroceder en el tiempo a USA, nada menos que el Gigante de la CONCACAF, convertido en apenas un gusanito de agua en las canchas llaneras venezolanas.

Realmente tarjeta ropa para Bradley y las cabezas del fútbol estadounidense, les faltó verguenza deportiva.

Los campeones de la CONCACAF no merecieron ser vapuleados de esa manera y menos en un torneo de la calidad de Copa América, el torneo de SELECCIONES MAS ANTIGUO DEL MUNDO, o de pronto ¿Le faltó un traductor de inglés que le hicera entender eso?.

Ficha técnica:

4 – Argentina: Roberto Abbondanzieri; Javier Zanetti, Fabián Ayala, Gabriel Milito, Gabriel Heinze; Juan Verón (Fernando Gago, m.86), Javier Mascherano, Esteban Cambiasso (Pablo Aimar, m.57); Juan Román Riquelme; Leo Messi (Carlos Tévez, m.79) y Hernán Crespo. DT: Alfio Basile.

1 – Estados Unidos: Kasey Keller; Marvell Wynne, Jay DeMerit, Jimmy Conrad, Jonathan Bornstein; Ben Olsen (Eddie Gaven, m.62), Ricardo Clark (Kyle Beckerman, m.79), Benny Feilhaber, Justin Mapp; Taylor Twellman (Hérculez Gómez, m.69) y Eddie Johnson. DT: Bob Bradley.

Goles: 0-1, M.9: Eddie Johnson, de penalti. 1-1, M.11: Hernán Crespo. 2-1, M.64: Hernán Crespo. 3-1, M.78: Pablo Aimar. 4-1, M.85: Carlos Tévez.

Árbitro: Carlos Chandía (Chile). Amonestó al argentino Gabi Milito (m.57).

Incidencias: Partido disputado en el José Pachencho Romero. Lleno absoluto con cerca de cuarenta mil espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Asistió al partido desde el palco de autoridades Diego Armando Maradona. Tras el gol de Aimar, un espectador saltó al terreno para celebrar el tanto con los argentinos, por lo que tuvo que ser reducido por las fuerzas de seguridad.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply